Jamiroquai: En resumen (Parte II)

por gustaborracho


Luego del rollo para conseguir los asientos, finalmente me acomodé para disfrutar de lo que prometía ser una gran noche. Alrededor de las 9pm empezó el show de Los Amigos Invisibles, quiénes se dieron a la tarea de calentar el ambiente con un amplio repertorio de temas, clásicos en su mayoría, los cuales dispararon a la audiencia uno tras otro, casi sin pausas.

Debo decir que no me impresionaron tanto como esperaba. Sonaron bien (aunque quizás la guitarra de José Luis Pardo no se escuchaba tan fuerte como esperaba) y creo que en líneas generales la gente disfrutó del show de Los Amigos Invisibles. Particularmente durante “Esto es lo que hay”, “Cuchi-Cuchi” y “El Sobón”. La puesta en escena de la banda es básica y prácticamente estática, a excepción de “Cheo” (guitarra) y Julio Briceño (voz). Por cierto, el look del “Cheo” estuvo genial… pantalones verdes y camisa amarilla con corbata. Si va.

Ahora bien, no todo fué bueno durante la presentación de Los Amigos. No se quién haya estado a cargo de los “visuales” que se proyectaron durante el set de los venezolanos, pero fueron terribles. Creo que vi en algún momento una mediocre transición que decía VJ Rei o algo así… así que me imagino que VJ Rei fue el encargado de soprendernos (para mal) con esos visuales de pre-escolar. Creo que hubiese tripeado más si ponían en las pantallas algún capítulo de ALF.

En fin, buen show de Los Amigos Invisibles pero nada excepcional.

P.D.: La imagen que aparece en este post forma parte de una serie de tributos que Absolut Vodka rindió al rock latinoamericano. En 2001 lo hicieron con los pioneros del rock del siglo XX (Lennon, Bowie y Queen, entre otros), en 2002 aplicaron la misma tónica con algunos artistas europeos como Martirio y Alaska (la primera el icono del flamenco moderno y la segunda, la reina del punk español) y recientemente, con 6 iconos del rock en América Latina. Asesorados por Gustavo Santaolalla, Absolut rindió tributo a Charly García, Aterciopelados, Fobia, Los Jaivas, Los Amigos Invisibles y Fiel a la Vega, recreando las portadas de alguno de los clásicos discos pero con un toque de Vodka. Bien fino.