Madrid: Mis primeras impresiones

por gustaborracho

Luego de 6 horas de atraso por parte de TAP, una maleta extraviada (que al día siguiente apareció, pero no porque TAP la buscó sino porque yo la encontré) y 26 horas sin dormir, finalmente llegué a Madrid. Debo decir que el viaje es terrible, muy largo y ladilla, más si tienes al lado a una señora que no para de roncar e invade tu espacio para estar más cómoda. Además, cerró la persiana de la ventanita durante el vuelo, así que tampoco me dejó ver nada. Vieja #@€?!(

En fin, les cuento el resto… llegué a Madrid y en pocas horas ya me di cuenta de que las cosas serían diferentes. Autobuses en buen estado, conductores que respetan al peaton, cervezas gigantes, agua del chorro que se puede tomar porque es potable, etc. No he ido aún a los sitios representativos de la ciudad (apenas llevo 3 días aquí), pero en líneas generales la ciudad está bien fina.

Lo único que hice fue salir “de marcha” ayer y en el camino nos cruzamos con la parada del orgullo gay, que se celebra este fin de semana en madrid. Al parecer es una de las más grandes e importantes de Europa. Está de más decirles que es una loquera. Cientos de personas de todo tipo y estilo, caminando libremente por las calles con banderas multicolores, pantalones de cuero ajustados, drag queens, shows en vivo, tipos fornidos y peludos abrazándose y besándose, gente borracha en las calles, curiosos mirando y disfrutando de la fiesta… todo un evento pues.

Claro, así como hay cientos de gays hay cantidad de gente heterosexual que sólo asiste para beber y disfrutar, porque en realidad todo este cuento de la parada es una excusa para fiestear duro. Hoy es la caravana del orgullo gay, así que parece que hay unas carrozas y tal… quizás vaya con unos broderes a ver que tal todo, porque a fin de cuentas, es algo típico de la ciudad que vale la pena ver, al menos por cultura general pues. Me imagino que mañana la guardia civil agarrará todos los closets que queden en la calle y los llevará a un aserradero y tal. Vamos a ver.

Ya para terminar…las madrileñas están demasiaaaaaaaado chevres y con esto del verano y el calor, casi que salen desnudas a la calle. Nada mal :)

Creo que me divertiré mucho.

Un abrazo