Una foto en el sofá

por gustaborracho

Vaya noche la de ayer. Jan y yo acordamos salir a conocer algunos bares rock n’ rolleros que están por Malasaña, porque en un mes que tengo aquí en Madrid pocos habían sido los pubs “temáticos” en los cuales había tomado alguna cerveza, así que era hora de conocer verdaderamente algunos locales clásicos. Empezamos en uno que ni se como se llama, sólo recuerdo que tenían un pop rock tipo Bon Jovi que no nos gustó para nada. Seguimos hacia uno que parecía el típico patio de casa, con un par de bombillitos y 5 personas bailando al ritmo de “The Dope Show”, nada interesante.

Seguidamente entramos al Rey Lagarto, un sitio medio oscuro en donde tenían sonando el típico punk comercial que a los niños tanto les gusta (Green Day, The Offspring, etc). Sin embargo, el ambiente estaba agradable, así que nos tomamos algo para darle chance al DJ de que se reivindicara con nosotros colocando algo que valiese la pena, y vaya que nos escuchó. Ya cuando estabamos por marcharnos empezó a sonar “You Shook Me All Night Long” de AC/DC, oh si, nada mal. Terminamos nuestro trago y seguimos nuestras andanzas rock n’ rolleras. Entramos a unos 4 o 5 bares más, hasta que conseguimos uno llamado “La Ofrenda”, que cuando entramos tenían sonando Velvet Revolver. Nos gustó y nos quedamos. El tracklist fue mejorando poco a poco… “Do The Evolution” (Pearl Jam – Jan y yo tripeamos mucho en esa), “Come As You Are” Nirvana), “Whiskey In The Jar” (Metallica), “First It Give It” (Queens Of The Stone Age) y “Other Side” (Red Hot Chilli Peppers) y creo que después sonó algo de los Foo Fighters. El ambiente estaba bueno, pero nos esperaba algo mucho mejor.

Salimos de “La Ofrenda” y empezamos a caminar hasta conseguirnos con una curiosa cama, que alguien había dejado tiranda en la puerta de un edificio. Se veía cómoda, relativamente limpia y un lugar ideal para sentarse a pasar las cervecitas y conversar un rato. Estuvimos un rato ahí, fuimos a encontrarnos con Ram y al cabo de media hora regresamos a ver si aún el sofá seguía en el lugar donde lo dejamos. Efectivamente, allí estaba, pero ahora lo habían convertido en una especie de sofá porque le habían tirado encima un colchón que nos sirvió de espaldar. Jan y yo nos instalamos allí para hablar del temor a la mierte, del reiki, de la música, de la vida, en fin, nos pusimos al día con unas cuantas cosas y compartimos un montón de ideas. Mientras esos sucedía, poco a poco la gente que pasaba frente a nosotros empezaba a manifestar su agrado por nuestro peculiar sofa, haciendonos comentarios como “se habéis conseguido un sofá de puta madre”, “vaya que guay está ese sofá”, “os habéis conseguido un sofa súper moderno” y cosas por el estilo.

Ya nos empezaba a molar la situación, nos resultaba gracioso que a la gente le pareciera tan guay vernos ahí sentados en la calle, encima de un sofá de desecho. Ya no eran 2 ni 3 las personas que pasaban y nos daban su aprobación, la cosa fue convirtiéndose en un verdadero suceso… no miento, al menos 30 personas nos hicieron algún comentario simpático en relación a nuestro sofá, sin contar los 49 chinos que se acercaron a ofrecernos “celveza muifulia”. Ya a eso de las 4am sucedió lo que jamás olvidaré… una de las manifestaciones de simpatía y buena onda más geniales de mi vida: 22 personas se nos unieron en nuestro sofá como si fuese la atracción turística más importante de Madrid, que divertido. No se de donde salieron pero el lugar se llenó de chicas lindas y brodericks medio ebrios que se dieron a la tarea de compartir con nosotros un pedazo de nuestro sofá.

Me río cada vez que recuerdo como sucedió todo… tan fácil, tan imprevisto y con tan buen rollo. Lástima que las fotos salieron borrosas, se que algunos de los que estuvieron allí anoche esperaban verlas más nítidas, pero si de algo les sirve, creo que el mejor recuerdo de ese momento es el que llevamos en ese misterioso músculo que llamamos cerebro.

Venga un abrazo a todos los que se tomaron una foto en el sofá anoche. Espero encontrarlos de nuevo muy pronto.

Anuncios