London Calling – parte 1

por gustaborracho

Bien, el turno es para Londres, ciudad de la cual tengo montón de cosas que comentar, de hecho, creo que esto lo haré en 2 o 3 partes, ojalá no les aburra.

En primer lugar, debo decir que fue la ciudad en la que menos hice turismo convencional, no se por qué. Digamos que no fui a los típicos monumentos y atracciones con las que todo el mundo se toma fotos, hace grandes colas y gasta cientos de libras. Para mí, Londres fue más una experiencia de caminar por las calles, ver gente, andar en el metro, montarme en los autobuses, comer, beber, ver discos, comprar revistas y compartir con los buenos amigos. Era más una cuestión de entrar en contacto con un lugar legendario.

En fin, llegué a Londres a eso de las 5:00 pm en un vuelo (retrasado) de easyJet, proveniente de Paris. Al llegar a Luton (el cuarto aeropuerto más grande en el área de Londres, luego de Heathrow, Gatwick y Stansted), el paso siguiente era sacar dinero dinero del cajero y tomar el autobús que traslada a los viajeros hacia centro de Londres. Bien, lo que tenía que hacer era tomar mi tarjeta de crédito, ir al cajero, sacar unas cuantas libras y listo. ¡Sorpresa, sorpresa! Por alguna extraña razón, mi tarjeta no era reconocida por ninguno de los cajeros del banco, ni siquiera por el punto de venta de la compañía de autobuses. Genial.

Intenté un par de veces y nada, así que antes de que automáticamente la fueran a bloquear, decidí que era mejor abortar la misión y buscar otra forma de conseguir el dinero. ¿Qué se me ocurrió? Cambiar 100 euros en una de las endemoniadas casas de cambio instaladas en los aeropuertos, que con toda seguridad tienen los porcentajes de comisión más altos en todo el planeta Tierra. No tenía opción, era eso o caminar 48 kilómetros, sin rumbo claro, con un bolso de 15 kilos a las 5:30 pm. Que más da… 55 libras por 100 euros. Vamos, al autobús de una vez.

El trayecto es medio aburrido y al final el bus te deja en la estación de Victoria, que me quedaba más o menos cerca de Borough, la estación de metro que debía tomar para llegar al hostal. Afortunadamente, el metro de Londres está muy bien señalado y a pesar de que son unas cuantas líneas, es fácil saber hacia que dirección ir y que conexiones tomar, así que en unos minutos me estaba registrando en el Dover Castle Hostel, un lugar con un gran bar y habitaciones repletas de literas y turistas borrachos. En la mía, que era de 10 personas, estaba toda una familia de franceses, una española bella y otros individuos de procedencia desconocida. Total que me registré, me eché un baño, dejé mis maletas y a dar las primeras vueltas de reconocimiento por Londres.

Como London Bridge era lo que me quedaba más cerca de donde estaba, hacia allá caminé. El puente tiene un feeling genial, no se por qué. Di unas cuantas vueltas, entré a un par de supermercados para tantear los precios, hice unos dos o tres recorridos en el metro, pasé por Picadilly Circus y regresé al hostal hecho polvo. Esa noche me llamó Sara, una catirita linda (mitad venezolana, mitad inglesa) que desde hace unos años está viviendo en las afueras de Londres. Tenía al menos 4 o 5 años sin verla, así que acordamos dar unas vueltas por la ciudad al día siguiente, un poco para ponernos al día y compartir un rato. Por otra parte, había acordado verme con Ross Halfin durante mi paso por Londres, así que le eché una llamada y quedamos en vernos en The Blink Gallery, a las 5:30pm.

Antes de eso, debía buscar un lugar para descargar algunas fotos de mi cámara digital, cosa que me imaginé sería fácil estando en una de las súper capitales del mundo. Vaya que equivocado estaba. No sólo me costó un montón conseguir un Internet Café con servicio de “cd burning”, sino que además me las ví duras con los precios. Cinco libras por quemar un cd es totalmente ridículo, así que no fue sino después de 4 horas caminando por China Town que finalmente hallé un pequeño lugar donde pude quemar las fotos por 1 libra. Perdí toda una mañana en esa tontería.

A mediodía me encontré con Sara cerca de London Eye, comimos un par de cosas y nos fuimos a caminar. Buckingham Palace (un palacio normal, con una bandera desteñida y un jardín seco), Wenstminster Abbey, Parliament Houses y Brittish Museum, quizás el museo más grande de Londres que, a pesar de que se llena la boca llamándose “Museo Británico”, tiene muy pocas cosas de origen inglés/escosés/irlandés/etc. Lo que si tienen es una exhibición de arte egipcio súper interesante, creo que fue lo que más disfruté del Brittish Museum, un poco porque soy fiel al “Powerslave” de Iron Maiden. En fin, salimos de allí y nos fuimos a Poland Street, 11 donde está Blink Gallery, para encontrarnos con Ross.

Blink Gallery es un lugar muy especial, que se especializa en exhibir y vender fotografía contemporánea (en su mayoría vinculada con el rock n’ roll), poniendo al alcance de todos piezas de arte únicas e interesantes. Bueno, allí en Blink Gallery nos estaba esperando Ross Halfin, un fotógrafo freelance que ha trabajado con los más duros de la industria rock… Iron Maiden, Metallica, Led Zeppelín, The Who, Guns N’ Roses (los verdaderos), Motorhead, David Gilmour y AC/DC, por mencionar tan sólo algunas de las bandas que figuran en su amplio portfolio. Total que luego de 5 años, Ross y yo nos encontrábamos de nuevo, esta vez en Londres (nos conocimos en Buenos Aires, durante la gira Brave New World de Iron Maiden). Era como extraña la situación, porque en realidad no somos amigos ni mucho menos, sencillamente nos conocimos y mantuvimos cierto contacto via e-mail hablando de bandas, discos y lastimosas estrellas de rock.

Siendo un fiel lector de su atípico blog, tenía ciertas expectativas entorno al encuentro. ¿De qué diablos vamos a hablar? ¿Qué coño le digo? Me parecía como complicado poder mantener una conversación con este señor que lo ha visto todo y que además, se la pasa rodeado de grandes estrellas. Suena tonto, pero de alguna manera me sentí intimidado. Desde chamín estoy viendo fotos tomadas por este tipo, estoy leyendo artículos en donde casi todas las “estrellas del rock” le jalan bola y lo consideran una leyenda, prácticamente cualquier banda que desee tener una buena sesión de fotos promocionales lo contrata… ¿Qué rayos hago yo en Blink Gallery con Ross Halfin? Para mi sorpresa, Ross resultó ser todo un caballero. Un tipo sin mayores pretensiones, tranquilo y sobretodo amigable. Hablamos de The Who (Ross se ha confesado fiel seguidor de la banda), de Iron Maiden y Steve Harris, de Led Zeppelín, de Aerosmith e incluso, conversamos un poco acerca de que cosas debería ver en mi primera visita a Londres:

-Ya fuiste al Imperial War Museum?
-Si, lo vi esta mañana. Es arrechísimo!
-Si, es genial. Deberías ir también a la exhibición de Tower Of London, es impresionante.
-Ah si? Tenía mis dudas al respecto. Porque los que te dicen que vayas a ver la exhibición son los mismos que te venden los tickets para entrar.
-No, vale la pena. Tienen cosas muy interesantes en ese lugar.
-Ah, pues haré el intento de ir. Quiero visitar Tate Gallery también, para ver unas pinturas de William Blake.
-Ah si, son unos cuadros pequeñitos. Te recomiendo que vayas a la vieja galería Tate, la nueva (Tate Modern) no es muy interesante. Bueno, lo que pasa es que a mí no me llama la atención el arte moderno.

De pronto, no se por qué razón, empezamos a hablar de las bandas que nos gustaban. Le pregunté a Ross esto, porque en su blog pocas son las bandas que el tipo considera interesantes, además que las ha visto todas ya, así que me intrigaba un poco saber que escuchaba hoy en día, que bandas le resultaban atractivas…

-Ahora estoy escuchando a Bic Runga, es buenísima.
-¿Te gustan los White Stripes?
-Si, son increíbles. ¿Los has visto en vivo?
-No, pero me gustaría verlos, me resultan muy interesantes.
-Lo son. Yo los he visto ya unas cuantas veces y son geniales, tienen mucha fuerza. ¿Has escuchado Rodrigo y Gabriela?
-No ¿quiénes son? Son unos mexicanos que grabaron una versión de “Stairway To Heaven” muy interesante, con guitarras clásicas. Es instrumental.
-¿Ah si? ¿Tienes el disco?
-Si, de hecho, la última edición de “Classic Rock” viene con un CD de versiones de Led Zeppelín en donde aparece esa canción. Vale la pena comprar la revista sólo por ese disco que trae. Es más, vamos a buscarla, te acompaño, en “Borders” la deben tener. Es una gran librería que queda aquí a un par de cuadras, seguro la tienen.

Y pues nada, fuimos a Borders y en efecto, allí estaba la revista. La foto de la portada es de Ross (una foto de Jimmy Page) y en líneas generales, no sólo el CD es muy bueno sino que la revista tiene material para chuparse los dedos. Entre otras cosas tiene un artículo bien completo acerca de “Lucifer Rising”, una película que se filmó en 1967 como parte de un proyecto inspirado en Aleister Crowley y su filosofía ocultista. Es algo complicado de explicar en realidad (yo aún no lo entiendo muy bien), pero la cosa es que Jimmy Page (que es un gran seguidor de Aleister Crowley) compuso 30 minutos de música para ese film y Bobby BeauSoleil (miembro del clan Manson y condenado a cadena perpetua por asesinato) también colaboró con otra pieza musical para la misma peli.

En cuanto al disco que acompaña la revista, pues está lleno de cobres inéditos de Led Zeppelín a cargo de bandas como Dread Zeppelín, Joe Bonamassa, Hayseed Dixie y por supuesto, Rodrigo y Gabriela, que realmente hacen una excelente versión a punta de guitarra clásica. Está muy bien el disco. En fin, luego de comprar la revista, Ross tuvo que irse a casa y yo a dar vueltas por ahí con Sara. Ross y yo acordamos vernos en Barcelona si se anima a ir a ver a Pearl Jam, así que quizás termine backstage bebiendo vino con el Vedder. Si claro.

Ya para terminar, les dejo las respectivas leyendas de las fotos que acompañan este post. Vale la pena decir que no existen fptografías del fulano encuentro con Ross Halfin, sencillamente no me pareció justo. Sencillamente era un hangeo tipo panas, así que lo mejor era mantenerlo de esa forma.


Foto 1: Buckingham Palace
Foto 2: Biblioteca del Brittish Museum (Impresionante)
Foto 3: Picadilly Circus
Foto 4: Sara y su hotdog en London Eye
Foto 5: Ross y Steve Harris (Iron Maiden)
Foto 6: Ross y Steven Tyler (Aerosmith)
Foto 7: Modelo de bomba que explotó en Hiroshima (Imperial War Museum)
Foto 8: Portada de la edición Agosto de “Classic Rock”
Foto 9: Ross y Slash

Blink Gallery
London Imperial War Museum (arrechísimo)
Sitio Oficial de Rodrigo y Gabriela
Sitio Oficial de Bic Runga

Anuncios