No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

por gustaborracho

Con todas las veces que he escuchado este mardito refrán, sigo sin aprender la lección. Ayer, mientras revisaba ofertas en Vueling.com para viajar desde La Coruña a Madrid, me conseguí con una de 25 euros (sólo ida) y dije: “genial!… en un rato la compro”. Bien, ese rato se transformó en un período de 24 horas ¿y adivinen que? Claro, se agotaron los cupos. Vaya idiota que soy. Lo que me faltaba era que la cabeza se me transformara en una chupeta de esas que dicen “SUCKER”, como en las comiquitas.

Ahora tuve que comprar un pasaje con Iberia al doble del precio que ofrecía Vueling, pudiendo haberme ahorrado ese dinero para pagar parte de los pasajes en autobús para Barcelona el próximo fin de semana. Ahora bien, aparte de mi estupidez manifiesta en este tipo de decisiones de último minuto, lo de Vueling es algo que no tiene sentido. Si ustedes entran al website y buscan vuelos desde Santiago (de Compostela) a Madrid, el sistema les dirá que no hay plazas disponibles hasta el 14 de septiembre… no me jodan, ayer habían.

Pero bueno, que más da. A lo hecho, pecho.