Los chinos son unas máquinas…

por gustaborracho

… de vender lo que sea y conseguir la forma de mantenerse con vida, a como de lugar. Esto lo conversaba ayer con Iñaki y coincidíamos en que los chinos siempre han buscado la forma de ganarse sus reales sin mendigar sino más bien trabajando en sus pequeños tarantines, supermercados, quincallas o como vendedores ambulantes en las calles de cualquier ciudad. Ya he comentado en ocasiones anteriores acerca de los chinos que se la pasan merodeando por Malasaña, vendiendo “celveza mulifulia” (muy fría) y sandwichitos a las tantas de la madrugada, que los convierten en uno de los personajes favoritos de los borrachitos y fiesteros de Madrid. Pero hoy, Esperanza me ha mandado un video que podría convertir a las chinas en las compañeras perfectas de las amas de casa y jóvenes solteros independientes de todo el planeta. Lo pueden ver aquí.