Mermelada de perlas… en Badalona.

por gustaborracho

Ya que no puedo dormir, por lo menos dejo caer unas cuantas líneas en este blog. Ahora es el turno de Pearl Jam, a quienes ví en Badalona y Madrid la semana pasada mientras pasaban a “promover” su nuevo disco. Primero que todo, hay que decir que los PJ tenían 6 años sin tocar en Barcelona y 15 años sin tocar en Madrid, lo que quiere decir que por parte del público español habían expectativas por montón, tanto que se agotaron las costosas entradas (50 euros) en ambos conciertos (sin contar las del Azkena Rock Festival en Vitoria).

En fin, el primer show de la gira española fue en el Pavello Olimpic de Badalona, un lugar pequeño y caluroso, pero con buena acústica y una tarima un poco más alta que la del Palacio de los Deportes en Madrid. El telonero fue Wolfmother (ya hablé de ellos unos post atrás), que además de un muy buen set nos regalaron un par de sorpresas: Mind’s Eye con Eddie Vedder y otro tema (cuyo nombre no recuerdo)con Mike McCready. El Vedder, como cosa rara, no se sabía la letra de Mind’s Eye, así que lo que hizo fue murmurar unas cuantas palabras y tocar la pandereta, sin embargo, ya con que haya salido antes del set de PJ es suficiente. Además, era de esperarse porque si todavía no termina de aprenderse las letras de las canciones que él mismo escribe, que se va a estar aprendiendo las letras de las canciones de otros. De cualquier forma, creo que era la primera vez que Eddie se montaba a cantar con los Wolfmother, así que podríamos decir que pillé una rareza.

Luego del estupendo show de Wolfmother, las luces se apagaron, los españoles se emocionaron, las chicas gritaron y finalmente los PJ subían al escenario para dar inicio a lo que sería una noche genial. Todo era perfecto… buen telonero, 4 fila frente a Vedder, rodeado de hommies, no podía pedir más, sólo que abrieran con Wasted Reprise/Life Wasted o Breakerfall. Ni de vaina… abrieron con “Inside Job”, que a pesar de no ser una de mis favoritas creo que hizo el trabajo. Le siguió el tema maldito: Corduroy. No sólo me da ladilla la canción sino que además la pieza tiene la detestable capacidad de generar violencia y pit-moshing de proporciones insoportables. Hasta allí llegó el encanto de estar a 4 filas de la tarima… con un metro y pico de estatura, está de más decirles que en ese momento tuve que escapar para evitar ser aplastado por una avalancha de españoles violinúos que prácticamente podían haber asesinado a cualquiera con tal de ponerse cara a cara con Eddie Vedder.

Creo que los conciertos son las únicas situaciones en las que detesto no tener al menos 10 o 15 centímetros más de cuerpecito, en serio. Pero ni modo, fuimos hacia atrás Carlos, Geo y yo mientras empezaba a sonar World Wide Suicide. El tema ya de por sí es pegajoso y en vivo es imposible no cantarlo a todo pulmón, incluso, hasta se puede bailar en el coro. El setlist continuó de la siguiente forma:

Animal (arrechísima), Dissident (por fin… luego de 3 shows, finalmente la escuché), Given To Fly, Breakerfall (durísimo!!!), In My Tree, Even Flow, You Are (genial), State Of Love And Trust, Whipping, Better Man, Do The Evolution, Life Wasted.

Encore 1:
Black (que ladilla), improv, Elderly Woman Behind The Counter In A Small Town, Crazy Mary (Boom se lleva la medalla de oro en esta), Comatose, Alive (con mirrorball incluida. Arrechisimo!)

Encore 2:
Why Go (primera vez que la esuchaba), I Believe In Miracles, Hunger Strike (con el vocalista de Wolfmother haciendo las veces de Chris Cornell – durisimo!), Baba O’Riley (hell yeah), Yellow Ledbetter.

Mención especial merece el show de luces que finalmente Pearl Jam se dignó a trabajar para esta gira. Lo de Buenos Aires fue un chiste, porque si bien no esperaba ver un espectáculo como el de U2 o The Rolling Stones al menos esperaba ver poco más de 4 farolitos blancos. Para esta gira, los PJ fueron más concientes y con todo el dinero que recaudaron (50 euros por persona, incluyendo a los miembros del Ten Club) se compraron unas cuantas luces robóticas, una pantalla gigante digital semi circular, unos cuantos estrobos y demás periquitos que hicieron del concierto una experiencia más audiovisual.

En cuanto al merchadising, todo estaba caro. Un poster en 20 euros, las camiseticas mediocres del aguacate en 25 euros y lo más absurdo de todo: un sweter edición especial whatever, super niche, en 65 euros. El green disease se está devorando a los PJ. Pero ni modo, en líneas generales un show genial, variado y menos “greatest hits” que el de Madrid. Lo único que no termino de entender es por qué no tocaron más temas del disco nuevo si precisamente esa era la intención de esta gira. Vale, entiendo que hayan decidido tocar temas viejos porque tenían años sin ir a Europa y todo el rollo, pero tocar 3 temas de un disco que tiene 13 piezas me resulta medio tonto. Sobretodo porque me quedé con las ganas de escuchar “Army Reserve” y “Marker In The Sand”, que seguro las tocarán en Paris para que así Tomas, Isa y Rafael se puedan burlar de mi para siempre. Típico.

El cuento del show de Madrid lo dejo para luego. Al fin y al cabo, no hay mucho que contar, a no ser por “In Hiding”, “Severed Hand”, “Man Of The Hour” y el jamming de “Little Wing” al final de “Yellow Ledbetter” :)