Día de Feria

por gustaborracho

Antes de que salga publicado en otros blogs, pues que salga en el mío. Ayer fui a la Feria de Barquisimeto y en líneas generales, la cosa no estuvo tan mal. Vale la pena decir que básicamente accedí a la propuesta de ir a la Feria porque vi la oportunidad de compartir con los panas, tomar cervecita y entrar en contacto con situaciones que normalmente no suelo ver en un entorno convencional.

Dicho esto, continúo. Las entradas las compramos temprano -tipo 2pm- y no hubo problemas, todo fue rápido. Regresamos a eso de las 9:30pm y desde lejos se podía sentir que sería una noche memorable… Pinchos, barriles de cerveza, cumbia, guardias nacionales, borrachos, promotoras de Polar semidesnudas, en fin, todo un conjunto de matices que me resultan difíciles de describir.

La primera parada fue -tal y como estaba previsto- uno de esos kioskitos de Polar, donde hay lindas promotoras lidiando con los borrachines que insisten en tocarlas mientras se dan la vuelta para servir las cervezas. Esa tienda en particular, la más grande de todas, estaba full así que decidí ir a uno de los kioskos más pequeños, donde las lindas promotoras habían sido reemplazadas por unas señoras de 60 años, que servían la cerveza mientras bailaban reggeton. A esas nadie les quería meter mano.

Compradas las cervezas, regresé a donde estaban las personas que me habían obligado a ir a la Feria, esas que de vez en cuando suelo llamar amigos. Mientras los encontraba, en tarima estaba Calle Ciega, una banda que no me tomaré la molestia de reseñar, así que salto ese pedazo de noche y adelanto hasta Carlos Vives. Creo que era primera vez que el músico colombiano venía a Barquisimeto, así que había cierta “expectativa” entorno a la presentación. Incluso, escuché a algunos decir: “este es el show más esperado de la feria”. Oh Dios.

A diferencia del resto de los conciertos convencionales, esta vez ni se apagaron las luces antes de empezar el set de Carlos Vives… la cosa arrancó justo después de la fastuosa presentación de los “animadores” de turno, que no consiguieron otra forma de aupar a la audiencia sino diciendo que Carlos Vives venía con “un nuevo look” y el cierre glorioso: “Viva Colombia!”. Ahora bien, si vas a hacer un comentario nacionalista, que por lo menos sea en plan “Viva Venezuela” y en segundo lugar, que coño me importa si Carlos Vives viene con nuevo look… Que suba a tocar de una buena vez y ya.

Luego de unos minutos, empezó el “tan esperado concierto”. Está de más decirles que no hablaré de canciones ni nada porque la única que conocía era “La Gota Fría”, así que me salto todo el setlist hasta llegar, precisamente, a ese clásico de la cumbia-vallenato-whatever estilo que sea el que toca Carlos Vives. Durante el transcurso del concierto bailé -si, bailé- aunque no con muy buenos movimientos, debo confesar… simplemente, mi cerebro no logra comunicarse apropiadamente con las partes del cuerpo que deben ejecutar los diferentes pasos. No lo entiendo, de hecho, me pica un poco que los demás logren coordinar y yo no. Sin embargo, y a pesar de esos pequeños grandes detalles, me divertí un montón. Eso se debe, en gran parte, a que Andreína -mi “pareja” de “baile”- fue muy paciente, aunque creo que al final ya se aburrió :(

También me conseguí a un pocotón de gente, que no salía de su asombro al verme caminando por la feria, contento, con sombrero de vaquero y todo, bailando y tripeando con Carlos Vives. “¿Qué coño haces aquí?”, “Quién te viera… mucho Pearl Jam y mucho The Who, pero aquí estás, en la feria escuchando Carlos Vives”, “¿qué haces aquí? Mañana voy a poner en el blog que te vi en la feria”, etc.. Yo sólo podía responder: “Curdas (señalando hacia mi vasito de cerveza) y mujeres (apuntando hacia Andreína)… ¿Debo dar más explicaciones?”. Sin embargo, de todos los reclamos, el más divertido fué el de Hans, que me manda un mensaje de texto: “donde estás?”, yo respondo: “en la feria”, el escribe de vuelta: “quien es? gustavo?” :) Si, soy yo, que más da.

En fin, no estuvo tan mal el Día de Feria. A pesar de mi neuritis intercostal, el calor, el vallenato, la cumbia, los malandros, los borrachos, las señoras de polar, las mujeres que se “esconden” el celular entre los senos, las chicas con lycras de mickey mouse y tatuajes patéticos en la barriga (flácida además), las colas para comprar la cerveza, el embudo humano que se forma a la salida (cual manada de ñus cruzando el río), los animadores de pacotilla, la gente que te tumba la cerveza y mis malos pasos de baile, me divertí, sobretodo cuando me hacían el sandwichito las chiquillas que andaban conmigo :)

Las fotos de esta memorable e inusual noche las posteo cuando me las manden.

Escuchando: “Self Reliance” de The African Brothers Band.

The African Brothers Band

Anuncios