El idiota no decide, pero pretende convencernos de que si lo hace

por gustaborracho

Empecemos… No se que sucede, pero he tratado de accesar poco más de mil veces a la página donde se encuentra residenciado el GustaPOD, pero jamás carga por completo. Me imagino que el servidor de podOmatic está caído así que nadie debe estar escuchando el episodio III. Que desgracia.

Ahora, aparte de los problemas técnicos que enfrenta el GustaPOD, esta semana ha transcurrido sin mayores complicaciones. Bueno, ahora que lo pienso mejor, creo que si hubo un detalle que nos aguó la fiesta a muchos aquí en la agencia. Para hacer la historia corta y no caer en detalles, una campaña acaba de ser derrumbada porque a un tipo -que no es jefe- tomó desiciones que sólo los jefes pueden tomar. El resultado es más que predecible: todo lo que el tipo nos dijo quedó sin efecto y los planes, que se construyeron en base a lo conversado y confiando en que el tipo -que no es jefe- actuaba en representación de su jefe y tenía potestad para decidir, se vinieron abajo. Toda esta situación me recuerda un video que arnoldspain hizo para la presentación de los premios FIAP 2005, en el que Julio Wallowits habla -entre otras cosas- de lo detestable que resultan las personas “que no emiten, pero que se hacen pasar por emitidores”. En este caso, los triste es encontrarse con alguien que no decide pero finge poder decidir con autoridad. Vaya mierda.

Ahora si, aparte de los problemas técnicos que enfrenta el GustaPOD y la campaña que se fue al demonio por el tipo que no decide, la semana ha marchado sobre ruedas. O más bien, sobre whiskey e implantes de silicón. Detallaría todo lo que ví anoche en la inauguración de Stratus pero, a decir verdad, tengo un montón de cosas que hacer así que mejor dejo el cuento hasta aquí. Sólo diré que anoche me tomé poco más de 8 whiskeys y además me di cuenta que en algunas mujeres, la diferencia entre el tamaño de un seno respecto al otro puede ser enorme. Ya había notado estas diferencias en el pasado, pero ciertamente, nunca habían sido tan acentuadas. De cualquier forma, a la muchachona que anoche se paseó desnuda (aunque cubierta en pintura) por todo el lugar, promoviendo la imagen de Stratus, jamás les diría que no. Eso es seguro.