San Valentín, un estafador de primera.

por gustaborracho

14 de Febrero, una idiotez.

Celebración de San Valentín, el día en el que todos los hombres y mujeres de este planeta se animan a dar su dinero a cambio de cualquier cosa que sea roja, tenga forma de corazón o huela a comida de colibrí, sin importar el precio. En este día, millones de personas despiertan entre cartas de amor impregnadas de perfume barato, ramos de flores millonarios y mensajitos de texto con poemas bajados de internet, que aparentemente empiezan a dar forma desde muy temprano a una especie de trance hipnótico, que se manifiesta de diversas maneras. Todas tontas.

¿Día del amor y de la amistad? Ajá. Todo el año te la pasas saliendo a escondidas con tu secretaria o con la vecina, llegando borracho en las mañanas, mirándole las tetas a cuanta tipa te pasa cerca, negándo rotundamente haberle mirado las tetas a la tipa que te pasó cerca cuando tu novia se da cuenta de que sí estabas buceándotela, diciéndole que se la pasa imaginando vainas y que definitivamente es una cuaima paranóica, formándole peos cada vez que la saluda el compañero de trabajo con un beso en el cachete, prohibiéndole que se ponga la minifalda que tanto le gusta porque, según tú, se le ven las pantaletas y de pronto, el 14 de febrero, ¿sales a comprar un ramo de 12 rosas rojas que cuesta el doble de tu salario, para manifestarle tu amor desmedido? No jodas.

Y ustedes, mujeres, no se quedan atrás. Después que le dicen a sus amigas, en una de esas visitas multitudinarias al baño, lo mucho que las han decepcionado sus novios porque se la pasan llegando tarde, porque los muy “poco hombres” no son capaces de decirles que si salen a escondidas con “la puta esa” que se les sientan en las piernas a tomar dictados todas las mañanas, porque le miran las tetas a cuanta “perra” les pasa cerca, porque los tipos son unos exagerados machistas paranóicos que no las dejan andar en minifalda (aunque es cierto, se les ven las pantaleticas un poquitico), porque se arrechan cada vez “Juanchi”, que es un amor de hombre y todo un galán, las saluda con un beso en el cachete todas las mañanas, ¿entonces se pasan todo el 13 de febrero buscando un regalo inolvidable para entregarles el Día de los Enamorados? No jodas x 2.

Todo esto es un teatro barato que está lejos de ser inofensivo. Algunos no tienen ni idea del plan que se esconde bajo toda esta falsa manifestación de amor, no, no tienen idea. Muchos ignoran que el “Día de San Valentín” es una especie de Caballo de Troya, que silenciosamente se aposta frente a nuestra puerta, esperando el momento preciso para desatar toda su furia y darnos la estocada final. Así es, la celebración del Día de San Valentín es parte de un ambicioso plan, mil veces peor que el “Helter Skelter” de Charles Manson, que pretende robar el dinero del pueblo y entregárselo a los vendedores de rosas y condones, a los dueños de hoteles, a los propietarios de restaurantes; a los dueños de kioskos que venden colonias para hombres y zandalias para mujeres; a los creadores de Hello Kitty, Badtzmarú y Pochaco, a los vendedores de bombones rellenos y a los dueños de farmacias que venden la “pastilla del día siguiente”. Todos ellos, con cada año que pasa, se hacen más poderosos y millonarios, mientras que la humanidad enamorada no sólo se empobrece sino que además queda mal parada con las tonterías que hace todos los 14 de Frebrero.

Quizá el triunfo de esta liga extraordinaria de estafadores sea imperceptible, pero hoy todos ellos celebran su victoria tirándo billetes de 50 mil al aire y nadando en piscinas repletas de papel moneda y cesta tickets, mientras que las ingenuas víctimas del 14 de Febrero maldicen una y otra vez al ver sus estados de cuenta, los recibos del cajero automático y los papelitos de chocolates que están en el carro. Si señor, todos ellos, resignados y arrepentidos, dan gracias a Dios que San Valentín sólo se celebra una vez al año*

* La campaña “Celebremos que San Valentín es sólo una vez al año” es cortesía de Rafa Gil y Rafa Fortis (Red Remo), para Heineken.

Anuncios