Obituario x 3

por gustaborracho

Viernes de agencia, una ladilla. Quien haya trabajado en alguna sabrá que en las agencias de publicidad los viernes siempre son caóticos, especialmente luego de las 5:30 p.m. No se por qué, pero la gente parece que últimamente se muere los jueves en la noche o los viernes en la mañana, entonces, en estos días los obituarios aparecen de la nada y se multiplican a un ritmo absurdo. Si hay algo que me incomoda y molesta hacer (aparte de corregir fichas técnicas de automóviles) son textos para obituarios.

Parece una tontería, pero redactarlos me resulta súper extraño. ¿Qué decirle a la familia de alguien que ni conoces? ¿Cómo hacer que esa gente sienta que realmente lamentas esa pérdida? Más difícil aún, ¿cómo redactar 3 ó 4 obituarios diferentes sin repetir frases como: irreparable pérdida, profundo dolor, se unen al duelo que embarga a la familia tal, sinceras condolencias, palabras de aliento, paz a sus restos y lamentan el sensible fallecimiento de fulano de tal? Sinceramente, al final me parece que estoy haciendo una tarea y nada más. Esa como que no es la idea, ¿o si?

En fin, ya luego que consigues la forma de decir lo mismo de 3 ó 4 maneras más o menos diferentes, toca lidiar con los nombres y apellidos de las personas involucradas en el suceso. ¿Cómo se escriben? ¿Quién sabe exactamente si es con “i” o “y”? ¿Lleva “h” intercalada o no? ¿es con “s” o “z” al final? Nadie está seguro. Sencillamente, hay algunos nombres que no parecen tener regla alguna y escribirlos de una u otra forma puede resultar totalmente viable. El único problema es que elegir la alternativa equivocada puede costar unos cuantos miles de bolívares.

Luego, los cambios de última hora: El tamaño ya no es el que tenías previsto, sino otro. El obituario ya no es corporativo, es personal. No, más bien que sea corporativo y no personal. No, no, hagamos dos… uno corporativo y uno personal. Ok, dos entonces. A estas alturas, ya son como las 6:30 – 7:00 p.m., la tipa que recibe los avisos en el periódico está histérica y yo ya tengo casi 1 hora de más en la oficina. Woo hooo! Viernes de fiesta. Ya al rato, todo se resuelve y ahí van los obituarios, al periódico. Cuando me doy cuenta, he pasado 1 ó 2 horas lidiando con un pedacito de papel de 54 centímetros cuadrados. Absurdo.

Cambio de tema. Desde esta semana soy un usuario más de Apple. Así es, ya la iMac está en casa y cada vez está más cerca la independencia técnológica del GustaPOD, de hecho, ya sólo falta el micrófono y la cónsola para declararla definitivamente. Cuando eso suceda, sabrán lo que es bueno. Mientras tanto, editaré esta semana el episodio 8 y probablemente lo colgaré el domingo en la noche. Por cierto, mil gracias a todos los que se han descargado los episodios, a los que comentan al respecto, a los que sugieren canciones; gracias a los que se animan a probar y escuchar uno, aunque no estén muy seguros del contenido. Esta semana han sido 200 descargas, lo cual no está nada mal. De hecho, me alegra un montón.

Si aún no lo han escuchado por primera vez o tienen algún capítulo pendiente, pierdan tiempo no more, hagan click aquí.

Au revoir.

Anuncios