100 visitas a la papelera

por gustaborracho

Y pensar que me sentí orgulloso el día que este blog llegó a las 100 visitas diarias. El weblog de Hernán acaba de cumplir 3 años y para celebrar la ocasión ha escrito, de manera impecable, un texto que no tiene desperdicio. No sólo por el estilo único de Casciari sino porque las estadísticas que allí se manejan son simplemente asombrosas. Citaré sólo algunas, para que tengan una idea:

La audiencia actual de Orsai es de seis mil lectores y el crecimiento es de un ocho por cien mensual; hace un año eran ustedes cuatro mil y el año próximo serán diez mil.”

El mecanismo de captación de lectores que ha resultado más efectivo en Orsai es una herramienta que no utilizan los blogs: el botón de “envía esto a un amigo”… Desde que el año pasado programé el servicio de envío, los lectores han recomendado artículos once mil veces.

Los comentarios a cada texto de Orsai son generalmente muchos —en comparación con la media de un blog— y en total suman, al día de hoy, unos veintitrés mil.

No siendo suficiente, esto:

Orsai es el menos exitoso de los weblogs populares que he escrito, y el que menos ha aparecido en la prensa. Las blogonovelas de un ama de casa, una princesa o un vidente han tenido siempre mejor repercusión y mejor audiencia. Más comentarios, más seguidores e, indirectamente, mayores ingresos económicos. Mi hija no come gracias a Orsai, sino en virtud de otras idioteces que escribo.

Pero lo mejor de todo ese texto conmemorativo, sin duda alguna es esto:

El diseño de Orsai (o su ausencia) pretende demostrar que en internet es posible acaparar la atención del público sin estridencias ni monigotadas, sólo con palabras encadenadas que forman párrafos que, encadenados, construyen ideas.

Genial.

Pues eso era todo, un post referencial para manifestar, nuevamente, mi aprecio por las líneas que Hernán Casciari deja caer en Orsai.

Anuncios