Reflexiones

por gustaborracho

Tener un blog implica al menos una responsabilidad: mantenerlo, darle de comer y no olvidarlo, algo que a veces resulta complicado porque entre una y otra cosa, pues se pasan los días y no posteas ni una miserable entrada. Otras veces sencillamente no te provoca escribir, bien sea porque no hay nada importante/interesante que decir o porque los ánimos no están a la altura de la circunstancia. Eso es precisamente lo que ha sucedido estos últimos días y en consecuencia, sigue inconclusa la serie de post “EN BUENOS AIRES:” y la grabación del GustaPOD 11, el cual por cierto vengo prometiendo desde hace un buen rato.

La cosa es que me indigna en exceso la situación que hoy en día se vive en Venezuela. Entrar en detalles no sólo me parece innecesario, sino que además me causa una tristeza enorme. Ver como el gobierno impone autoritariamente lo que le viene en gana, como secuestran la propiedad privada sin mediar palabra, escuchar el discurso retrógrada y absurdo de Chávez una y otra vez, ver como amenaza sin vergüenza alguna a los jóvenes de este país y manipula a su antojo todos y cada uno de los organismos gubernamentales venezolanos, es algo que inevitablemente me entristece y me deprime un poco.

Ya no se trata de estar en favor o en contra de Chávez, no señor, esto tiene que ver con el respeto que como ciudadanos nos merecemos. Se trata del derecho a tener una vida digna. Y no hablo de mansiones, carros y millones… eso realmente es lo de menos. Hablo de tener una vida libre de imposiciones y violencia, sin miserias ni temores, con oportunidades de progresar y por encima de todo, con la posibilidad de disfrutar esa valiosa libertad que hace tiempo nos fue concedida.

Sin embargo, más allá del cierre y la represión exagerada, lo que más lamento es que haya gente que se anime a divulgar, llena de orgullo, cosas como estas:

“…se que el día de mañana muchos no se acordaran de RCTV por que así somos y se acostumbraran a TEVES televisora que forma parte del mismo estilo de televisión de la BBC, TVE entre otros, televisión de servicio publico, claro ellos nos llevan años de desarrollo son canales que han servido en momentos fuertes como las guerras que han enfrentado los países europeos y otras cosas mas.”

¿TVES con el mismo estilo de la BBC? Coño, creo que entonces algún hacker intervino mi señal de cable y pinchó desde algún betamax una grabación casera de su hermana bailando no sé qué cosa, con un look ochentoso terrible. Y el tipo la quiere bastante, porque hizo el esfuerzo de colar también las imágenes en Telesur y VTV, casi al mismo tiempo. Fascinante.

El e-mail sigue:

” Quiero contarles algo que me sucedió a raíz de mi venida a Caracas al mismo tiempo que mi hija se fue con su madre y abuela materna a vivir en Guacara, Edo. Carabobo un día cualquiera que llame a mi hija, que estaba viendo el noticiero estelar de RCTV, (hora en que la mayoría de los niños de Venezuela siguen despiertos) cuando toma el teléfono luego de saber como se encontraba y como iba el colegio, dijo a llorá como dirían en mi tierra, preocupada por las noticias transmitida sobre las muertes que ocurren a diario en la ciudad donde habito, La Gran Caracas. Es justo crearles a los niños ese tipo de estrés? Quitarle el sueño a un niño porque no sabe si un día por cualquier tontería maten a su padre en cualquier calle de Venezuela”

Ahí vamos, como diría Cerati. En primer lugar, ¿por qué tu hija estaba viendo RCTV y no Telesur? Aparentemente, esa programación innovadora, moralista y responsable estilo BBC que supuestamente transmiten los canales oficiales no le interesa mucho. Luego, ¿acaso no es responsabilidad de los padres velar por sus hijos? Hay una ley que expresa claramente el tipo de contenidos que se transmitirá en cada programa, mucho más en los horarios nocturnos… entonces, ¿por qué nadie previno la situación? La respuesta es sencilla y deja en evidencia dos cosas:

a) Gran parte de la “ley resorte” es buena para nada.
b) Hay padres que sencillamente no le dan importancia a las cosas que de verdad son relevantes.

Mis padres (y los de Arnoldo también), que no estaban de acuerdo con el contenido de las novelas ochentosas porque lo considerban ofensivo, banal o lo que fuese, no me dejaban verlas y listo. Consideraban que no eran apropiadas, me lo explicaban y sencillamente me pedían que no las viera. No me reprimían, ni me disparaban perdigones a quemarropa, ni me encerraban en un cuarto con una bomba lacrimógena. No. Lo hablaban conmigo y eso bastaba.

Por otra parte, si Chávez ha eliminado casi por completo la inseguridad, el desempleo y la miseria en Venezuela, como él y sus Ministros dicen a cada rato, entonces tu hija no tiene nada de que preocuparse. Se está estresando en vano. Yo que tú le diría que la gente que aparece reseñada en los noticieros muere de vejez. Cosas de la naturaleza pues. O mejor diles que esos muertos no están muertos, sino que son actores a los que no hay que creerles nada. Que todo es un jueguito para pasar el rato.

Y cuando parecía que las cosas no podían empeorar, el autor dejó caer esta perla:

“…mientras viva trabajare para que las comunicaciones sean lo mejor utilizadas posible para que así las generaciones siguientes no vivan bombardeados de desinformación, porque hay muchas cosas que ignoramos y no podemos permitir que nos hagan ignorar mas aun, no señor!… se los dice alguien que alguna vez a caído en ser titiritero de la información, pensemos en el futuro de nuestros hijos, no pensemos en los culos y las tetas que dejaremos de ver, en los tipos buenísimos que ya no mostraran sus Pectorales y abdominales, de las escenas de sexo que nos harán desear hasta cojerte a tu hermana, Madre; si! Es así nos vuelven enfermos del sexo, yo salgo del trabajo y llego con ganas de masturbarme por el bombardeo de la publicidad, a otros le provocara brincarle a una colegiala, el sexo se ha aberrado usémoslo como dice Osho: para liberarnos, no liberemos el sexo! Liberémonos nosotros a través del sexo…”

Aquí estoy con las manos en la cabeza, sacudiéndola de un lado a otro. No sé si llorar, reírme o vomitar. En serio. ¿Este tipo, que trabaja en Telesur y se hace llamar comunicador/animador gráfico, me está diciendo que la programación de RCTV y la publicidad le dan ganas de masturbarse? Muchacho, déjame aclararte un poco las cosas: Si te provoca masturbarte y cogerte a tu hermana o a tu mamá luego de ver a Gaby Espino en una valla de Polar, el problema no es el anunciante ni el medio de comunicación ni la modelo… el problema, definitivamente, eres tú. Tal vez fue alguna extraña especie de hongo boliviano o unos papelitos muy fuertes, pero algo definitivamente te afectó para que se te ocurra exponer esos argumentos que justifican y aplauden las brutales acciones que Chávez está ejerciendo contra los medios de comunicación en este país. Lo peor es que agrupaste todas estas “boludeces” y las enviaste en forma de cadena de e-mail con el encabezado: “UN MENSAJE DE UN PANA DE VERDAD”. Si yo fuese tu hija, te obligo a hacerte un anti-dopping y si te niegas, no te pido la bendición nunca más.

Las náuseas se están acentuando y en un rato voy a almorzar, así que mejor dejo esto hasta aquí. Me voy, no sin antes extender un fuerte abrazo a todos los que están en las calles de Caracas y otras ciudades dando la batalla, a los chamines que están presos por protestar en contra de lo que consideran una agresión a sus derechos, a la gente que ha sido brutalmente reprimida por las fuerzas policiales/militares, a todos los que tiene esperanzas de ver a este país renacer y brillar nuevamente. Paz.

Anuncios