Los mejores cuatros del mundo

por gustaborracho

Ayer se realizó la vuelta regional del Festival Nuevas Bandas, un encuentro musical en el que bandas noveles presentan sus composiciones en un set de 20 minutos y luego, no sé cuanto tiempo después, un jurado integrado por algunos fulanos decide cuál es la mejor propuesta de todas. Normalmente, este festival tiende a ser algo fraudulento, sobretodo en las ediciones que se hacen fuera de Caracas. De hecho, recuerdo que hace un par de años el organizador del evento decidió revocar la decisión del jurado para nombrar ganadores a unos amigos de él, de la manera más autocrática y ridícula que he visto.

Esta vez, la organizadora del evento fue una chica que aparentemente tiene un poco más de criterio y decidió hacer las cosas de otra manera. Mejor. Alquiló un lugar decente, con un sonido decente y luces, algo que se aprecia bastante, porque las ediciones anteriores parecían una versión beta del Teatro Negro de Praga. Nadie sabía donde estaba la banda ni cuantos integrantes tenía. Creo que lo hacían para infundirle un poco de misterio a la cosa. En fin, los organizadores de esta edición del Nuevas Bandas contemplaron algunos detalles importantes, que definitivamente fueron apreciados por el público.

No daré detalles de quién tocó mejor ni nada de eso, más bien divierto un poco y recuerdo algunas cosas que me hicieron reír mucho durante la noche:

1. Radiofónica: Una propuesta nueva, sobretodo a nivel de estética: Corbata, camisa y suetercitos tipo “Carrusel” o “Nerds”, la película. Esos que son de rombos o cuello en “V”, de botoncitos. Un vestuario innovador, fríamente pensado para la ocasión. Sólo que ya ZZ Top, Green Day, Avril Lavigne, The Hives, Blink 182, Weezer y un montón de bandas más se les adelantaron. Yo, sinceramente, no entiendo cuál es la idea de lucir como una banda de colegialas, o colegialos en este caso. Musicalmente hablando, tocan un pop-rock empalagoso de esos que se han hecho muy populares en estos últimos años y que Carlton, el primo del Príncipe del Rap, adoraría y bailaría sin cesar.

De paso, uno de sus integrantes chupetea el mástil de la guitarra mientras que otro baila la “quebradita” al ritmo de una canción que dice algo así como “yo lo que quiero es rock n’ roll”. Rematan dedicándole una canción a la novia de no sé quién, que presumo se escondió y huyó despavorida hasta que terminó el set de estos muchachos. En resumen, muchos clichés juntos.

2. Mochuelo: Ganadores Absolutos del Nuevas Bandas pasado, invitados especiales en esta edición barquisimetana, tienen un DVD en vivo, han estado haciendo una gira nacional y era la primera vez que venían a la ciudad… todo esto generó una especie de euforia entorno a su presentación. No son malos, quizá un muy ayudados por samplers para mi gusto, pero bien. La vocalista canta bien, es linda y es sexy, algo que presumo es importante para una banda que tiene una frontwoman. Sin embargo, y como era de esperarse, no todo podía ser bueno. En medio del set, la jovencita dejó caer perlas como esta:

“¡¡¡Aquí se hacen los mejores cuatros del mundooo!!!” Ok, ciertamente aquí se hacen muy buenos cuatros, pero mejor que los cuatros son los músicos, coño. Alirio Díaz, por ejemplo. Parece que antes de ir al toque le dijeron:

– epa, aquí hay un carajo que se llama Pablo Canela y hace unos cuatros arrechísimos.
– ¿en serio?
– si, en serio.
– ah, ¿por eso dicen que es la capital musical de Venezuela, no?
– claro, ¿por qué más va a ser?
– hmmm… listo, eso es lo que diré para conectar con la gente esta noche (sonrisa de oreja a oreja y ojitos brillantes)

Aparte de eso, un par de cosas más que no vale la pena comentar y que básicamente se convirtieron en un “chiste interno” para ram, marco, ricardo, chop suey y yo. Nada relevante pues. Lo que si debo dejar claro es que la chica está muy linda, 9 puntos sobre 10. Si lees esto, llámame.

3. Radiofunk: Suenan como Los Amigos Invisibles, más o menos. Más menos que más, en realidad. Sin embargo, sonaron bien y la gente ciertamente los disfrutó. O tal vez fue la cerveza, que se yo. La cosa es que la banda tiene un DJ, que más bien parece un instructor de bailoterapia, del Arbeza quizá. No paraba. Yo lo habré visto scratchear un par de veces, de resto lo veía haciendo piruetas, lanzando manotazos de un lado al otro, coreando sus canciones, pidiéndole a la gente aplausos, dándole ánimo, tripeándose su música y mil cosas más. Era como un cheerleader pues. En algún momento pensamos lo que podría pasar si el broder se enrredaba con algún cable… se caería con mesita, laptop, cd players y todo lo que encontrara en el camino. Nos hacía gracia la escena, pero nada más. Cosas de niños.

Aparte de la puesta en escena, destacan también:

* Ricardo Limongi con su canto “¡fusil, escopeta… de raviolis se respeta!”, justo al lado de marco que estaba grabando con la handycam el set de estos muchachones que tienen mi voto, si acaso sirve de algo. No siendo suficiente la tontería del canto, viene y se pone “en cuatro”, con la misma gracia y rapidez que lo haría un anciano de 90 años, cuando la chica de mochuelo dijo lo que ya les comenté antes. Ricardillo, fuiste el ganador de la noche.

* El broder que se acercó mientras yo pinchaba “Tire Me” de Rage Against The Machine. Me preguntó, con una euforia abrumadora:
– Pana, ¿dónde conseguiste ese material? (saltando y rockeando)
– ¿cuál?
– Ese que está sonando. ¿Eso es lo nuevo de Rage Against The Machine, no? (demasiado ansioso)
– ¿Qué? Eso está en Evil Empire, un disco que salió hace 11 años…
– (silencio y cara de ponchao’)… hmmm… bueno, fino pana… pendientes.
– (sonrisa y palmadita en la espalda)… eso, pendientes.

* El combo de salchichón, aceitunas negras, queso holandés, queso camembert, guindillas vascas y pan de trigo que marco y ricardo tenían reservado en un cavita, para resolver en medio del concierto. 10 puntos.

* El perrito que andaba por ahí retozando con todo el que se conseguía. No me lo traje a casa de vaina, era muy pana.

* El cambio de tema brutal que marco hizo mientras ibamos pal bunker. Estábamos hablando del episodio “los mejores cuatros del mundo…” y de pronto marco empezó a decir todo lo que aparentemente le provocó gritarle a la chica de mochuelo en ese momento (no lo hizo porque no consiguió refuerzos) e inmediatamente, sin pausa alguna, empezó a decirnos que a la derecha había una tipa con tremendas piernotas. Fué algo así como:

– Ay sí, los mejores cuatros los hacen aquí… pendeja, coño e’ tu madre, bruta, que vas a saber tu de esa vaina, piernas a la derecha, piernas a la derecha…

Fue bien divertido.