The Metro Recordings

por gustaborracho

Entrada de rigor, un poco para mantener activo este espacio y seguir dando excusas respecto al largo receso del GustaPOD. Como creo haber comentado en este espacio, me mudé a Caracas hace un par de semanas y algunas cosas no terminan de llegar, como por ejemplo mi iMac con todo el material del episodio N° 11 que grabé hace más de un mes. No quise traerla conmigo en los Aeroexpresos del Infierno porque sinceramente temo que la destruyan en el trayecto, o la mojen por completo, tal y como hicieron con mi maleta la vez pasada. Así que mejor espero a que alguien venga de Barquisimeto y la traiga, sana y salva. Una vez que esté aquí, el GustaPOD verá la luz del cyberespacio rápidamente, lo prometo (una vez más).

Además, tengo en mente unos cuantos invitados para los próximos episodios que si logro contactarlos y concretar una participación, la segunda temporada del GustaPOD va a estar, eh, interesante. Por cierto, el sábado pasado Edelweiss tuvo la amabilidad de llamarme para conversar en su programa de radio Makin@, donde mencionamos rápidamente algunas cosas del GustaPOD y la reseña que salió en El Universal en días pasados. Pueden escuchar una versión sin cortes comerciales del programa aquí. Mil gracias por el detalle Ana :)

Ya para terminar, y darle un toque amargo a este post tan optimista, la lista de cosas por comprar cada vez se hace más larga mientras que el dinero se reduce a un ritmo espeluznante. Algo tendrá que ver con el precio de la vida en Caracas, donde una cerveza puede costar 10 mil bolívares y una carrerita en taxi -de un sitio a otro no muy lejano- puede alcanzar la módica suma de 20 o 30 mil bolívares. Hay mil ejemplos más, que no mencionaré aquí para no deprimirme; más bien prefiero seguir mi plan de ahorro y rogar que las cosas que tengo en mente se mantengan en el precio actual hasta que logre tenerlas conmigo. Amén.

¡Ah! Por cierto, antes que olvide mencionarlo… creo que una de las cosas que compraré es una pequeña grabadora de audio portátil para llevarla conmigo a todos lados, sobretodo en el Metro, donde seguramente me divertiré recopilando sonidos y conversaciones similares a las que tanto me han sorprendido últimamente. El Metro es finísimo, siempre me ha gustado y ahora que he regresado a Caracas luego de tanto tiempo, lo consigo interesante y agotador, todo al mismo tiempo. Algunas estaciones son insoportables (como Plaza Venezuela, por ejemplo) pero otras son tranquilas (como Altamira o Los Cortijos) y hasta atractivas (por las chicas que se ven, claro está). Total que espero coleccionar una buena cantidad de cosas que quizá vean la calle en forma de podcast, remix o que se yo. Veremos después.

Escuchando: Devo – Deep Sleep (LP Version)