El twitter no me deja postear

por gustaborracho

¡A ver si escribes algo en el puto blog!

Sí, a veces soy un poco grosero pero nunca lo hago en vano. Hoy, por ejemplo, repetí una y otra vez la frase de arriba hasta que por fin me senté a escribir algo… y ya ven, funcionó. En realidad no había posteado nada porque desde que uso twitter, las ganas de escribir en el blog han decrecido considerablemente. Ya no es igual. Eso de comentar algo en menos de 140 caracteres, justo cuando sucede, le quita un poco de emoción a la vieja costumbre de acumular anécdotas para luego contarlas acá. Si hubiese enfermado con esto del tuiteo un par de meses atrás, en lugar de hacer un post relacionado con las mujeres marsupiales, probablemente habría escrito en el twitter: No entiendo por qué algunas mujeres se meten el celular entre las tetas. En números, sería algo así como 4.867 caracteres contra 72.

Afortunadamente, todavía hay cosas que prefiero contar presionando más de 140 teclas. Por ejemplo, si tuviera que hablar de las cosas que hemos hecho últimamente en BBDO, pues me quedaría corto en el twitter. ¿Qué tanto hay que contar? No mucho en realidad, pero lo suficiente como para escribir un pequeño párrafo en este post. Hemos filmado 3 comerciales para Kraft, todos inspirados en el ingenio venezolano y la forma en que nosotros hemos inventado formas muy particulares de consumir productos como Oreo, Club Social y Cheez Whiz, por mencionar tan sólo algunos. Todo el proceso fue finísimo y la producción nos encanta.

Por otra parte, filmamos un par de comerciales más pero no puedo hablar mucho de ellos. ¿Entonces para qué carajo los mencionas? Joder, ¡porque me provoca! Cuando estén al aire les cuento mejor, pero por los momentos sólo les diré que una de las chicas que trabajó con nosotros en uno de los spots – que aparentemente es bruja, vidente o algo así- nos dijo, entre otras cosas, que Chávez es el diablo y que no debemos desearle mal porque lo hacemos más fuerte. No lo digo yo, me lo contaron.

Ya para terminar, y aprovechando que hablo de spots de tv, voy a colgar (¿de nuevo?) el infomercial que cambió para siempre la vida de unos cuántos panas que conozco: