Un, dos, tres… El Corte Inglés

por gustaborracho

Lo admito, el post anterior es puro gamelote.

Bueno, casi. Lo de escribir en el blog con frecuencia ha sido un fraude pero lo del twitter… eso lo he cumplido a cabalidad así que por lo menos me queda un 50% de credibilidad, ¿no?. Imaginemos que no pasó nada y vamos al grano: estoy envejeciendo a un ritmo espeluznante. O al menos así parece. Creo haberlo comentado antes acá y les digo, nada ha cambiado desde entonces. No sé por qué, pero a veces, ya a las 10 de la mañana estoy cansado y sin ánimos de hacer nada. Lo peor de todo es que precisamente eso es lo único que hago antes de esa hora. Nada. Todo parece hacerse cuesta arriba y agotador, sobre todo los asuntos bancarios, que particularmente se han convertido en una pesadilla que me atormenta desde hace algunos meses.

Si quiero comprar algo por internet, no puedo. Si pido dólares de viajero el banco recibe los documentos y dos días antes de irme de viaje me llaman para decirme que rechazaron la solictud porque no se dieron cuenta que faltaban unos datos en las planillas que ellos mismos se suponía habían revisado. Si me voy de viaje y trato de sacar unos miserables dólares por cajero, el aparato me los niega alegando problemas con la entidad bancaria. Cuando por fin puedo comprar cosas por internet, por ejemplo entradas para Rock In Rio Madrid, el sistema de El Corte Inglés me dice que no puede procesar la orden de compra y me invitan a realizarla por teléfono. Y lo hago.

Al cabo de unos días, sorpresivamente, recibo esto en mi casilla de correo:

¡Joder! ¿Cómo me van cobran un par de tickets que tuve que comprar por teléfono porque la página web no pudo procesar oportunamente la orden? Llamo al Departamento de Atención al Cliente de El Corte Inglés y me dicen que no tienen idea de lo que pasó. Me dan el número de teléfono de Venta de Entradas y me piden que lidie con ellos. Los llamo y me dicen que llame a otra oficina donde sí me pueden ayudar. Me comunico con ellos, les explico lo que pasó y un par de días después, recibo esto:

Ah, vale, fue un error. Qué alivio saber que no tengo 2 entradas de más y que no me han cobrado 130 euros adicionales a mi pobre tarjeta de crédito. Ya con los intereses basta. Total que en eso he pasado los últimos días: lidiando con los bancos y las compras por internet. Afortundamente, a estas alturas, ya todo está en orden y sólo queda encomendarme al Hada Madrina de los Euros para que esta vez el banco haga su trabajo bien y CADIVI me apruebe la entrega del efectivo para viajeros. Hadita Madrina, quiéreme, por favor.

Ya para terminar, estuve chequeando los comments de hace algún tiempo y me conseguí con uno bastante extraño, por decir lo menos. Era de una chica preguntándome cómo creía yo que me vería con lentes de contacto azules. Eh… no sé… creo que así:

Sí, claro que estaba borracho.