Sospechoso

por gustaborracho

Luego de dormir y luchar contra el jetlag a punta de cervezas, finalmente tengo tiempo de sentarme frente a la compu para escribir la primera parte del viaje, entiendase: el vuelo y la la llegada a Madrid. Empecemos:

Sali de casa a las 2:30 pm y en media hora llegue a ese lugar caotico donde todos estan a la caza de su presa. Los policias, los que envuelven las maletas, los que las llevan de un lugar a otro, los de la aduana, los de las tiendas de souvenirs, los de inmigracion, los del escuadron antidrogas… medio mundo en el aeropuerto de Maiquetia tratando de ganar dinero de la manera que puede. En fin, a las 4:30 pm fui a hacer el check-in en el counter de Air Europa pero antes cedi ante la paranoia infundida que todos los viajeros venezolanos llevamos por dentro y decidi envolver mi maleta en papel plastico, ya saben, “por si acaso”.

Veinte mil bolivares despues, camine hacia el counter de Air Europa y antes de llegar, un Guardia Nacional me detiene e iniciamos esta conversacion:

– Hacia donde viaja?
– Madrid
– Tiene familia alla?
– No
– Por que envolvio esa maleta?
– Eh… no se, por precaucion, supongo.
– Donde la envolvio?
– Aqui en el aeropuerto, donde mas?
– Pero usted no puede envolver eso antes de pasar por aqui. Esa maleta vamos a tener que abrirla.
– Por que? Acabo de pagar 20 mil bolivares para que la envolvieran…
– No importa, igual la vamos a abrir.
– Bueno, ni modo.

Otro soldado viene, toma mi maleta y la monta en una mesita. Luego agarra una hojilla y abre de punta a punta el plastico, me pide que le quite el candado a la maleta y empieza a revisarla. Un par de minutos despues, la cierra y me dice que vaya a chequearme en la aerolinea y que regrese para hablar con el sargento. Inmediatamente despues, llega un tipo de esos que envuelven maletas y me pregunta: pana, te la envuelvo? De vaina no lo mate a carajazos. Total que fui a buscar mi boarding pass, entregue mi maleta (sin plastico) y regrese a ver que queria el sargento. Esta fue la conversacion:

– Cuidadano, a que se dedica?
– Soy publicista. Trabajo como redactor creativo…
– Donde trabaja?
– En una agencia que se llama BBDO
– BBD que?
– BBDO
– Ah… sera ahi donde trabaja una amiga mia? Una gordita…
– Verga, ni idea.
– A ustedes no los llevaron en diciembre para Los Roques?
– Eh, no.
– Ah, bueno. Mira, a ti te importaria si te hacemos una placa de rayos X?
– Que? Que ladilla… para que? Crees que llevo drogas?
– Quieres que te diga por que? Ok… viajas solo, vas a un pais critico, no tienes familia alla… eres sospechoso puej.
– Ok, si tengo que hacerme los rayos x para que me dejes tranquilo y yo pueda viajar en paz, pues ni modo, pero a decir verdad me da ladilla… y si te sirve de algo saberlo, he visto como la droga ha destruido a muchos de mis amigos, asi que jamas me prestaria para una vaina de esas. Aparte, me da miedo… no me tragaria guantes de goma ni de vaina…
– Bueno, anda vete puej… dejalo asi.

Cuando por fin pude deshacerme del Guardia eran las 5:15 pm, asi que me fui de una vez al duty free, como lo haria un tipico turista con animos de comprar cosas y gastar dinero. La unica diferencia es que yo no tenia ganas ni dinero para gastar, sobre todo en un lugar donde todo vale al menos el doble. Aun asi, le eche un vistazo a un par de tiendas y al final termine comprando un regalo para Ross y un par de cajitas de Pirulin para Kimmy e Isaam, los amigos que me amablemente me estan hospedando en Madrid.

A las 8:00 pm embarque y 15 minutos despues empece el viaje de 8 horas hacia Madrid, que se hizo bastante fastidioso, por cierto, entre otras cosas porque jamas logro dormir en este tipo de trayectos largos. No es por miedo ni tampoco por falta de ganas, sencillamente nunca logro ponerme comodo en el asiento. En esta ocasion, sin embargo, pense que la cuestion seria diferente porque ahora la mayoria de los aviones ofrecen una alternativa de entretenimiento orientada a gente como yo, que no puede dormir y que quiza se animarian a ver una buena peli durante el vuelo. Pues bien, Air Europa es la puta excepcion de la regla.

Si, claro que tienen pantallas digitales para cada pasajero y un monton de buenas peliculas y musica para todos los gustos pero hay un detalle: no te dan los audifonos, tienes que comprarlos y valen seis euros. SEIS PUTOS EUROS.

Vayan al carajo, no compro nada.
A las 10:30 am (hora de Madrid) llegue a Barajas y luego de esperar 1 hora por mis maletas (con el fuerte presentimiento de que se habian extraviado en el camino), tome el Metro hasta la estacion Anton Martin para verme con Isaam, descansar un poco y salir a tomar algo. Caminamos, vimos un breve acto de magia mientras nos tomamos unas cervezas, busque las entradas para Rock In Rio (bien feas, por cierto) y luego a casa porque estaba que no valia ni medio.

Y ya, ese fue el primer dia. Ahora me voy porque se me ha antojado viajar a Barcelona esta noche y hay cosas por hacer. Hasta luego.

P.d.: Joder, no hay acentos ni cositas de esas en el post porque no logro conseguirlas en este teclado, vale?