Post nostálgico: conciertos (Parte III)

por gustaborracho

El ánimo no está muy alto en estos días pero leí hace poco en Copyblogger que para llegar lejos en este negocio hay que escribir, escribir y escribir, con o sin ganas. Ahí vamos entonces:


Rock In Rio Madrid en la Ciudad del Rock (6 de Julio)
Luego de nuestros respectivos conciertos, Lapapaya y yo nos reencontramos en el hostal y nos tomamos varios litros de cerveza esperando que se hicieran las 3am para viajar de vuelta a España. Ya un poco borrachos, tomamos un taxi como a las 3.30am y llegamos al aeropuerto a las 4am. Treinta minutos después hicimos check-in, a las 6am despegó el avión y finalmente a las 10am llegamos a Madrid. Teníamos día y medio sin dormir. Dejamos las maletas en el hostal, nos cambiamos, comimos algo y nos fuimos directo a la Ciudad del Rock (el complejo construido especialmente para la primera edición de Rock In Rio en Madrid) para pillarnos todas las bandas que tocarían ese día.

Al llegar, lo primero que hicimos fue ubicar el stand de las cervezas, que a fin de cuentas era lo que nos mantenía despiertos. Compramos un par, le dimos una vuelta al lugar y nos fuimos al Escenario Mundo donde ya estaba tocando Café Tacvba, el injusto reemplazo de Chris Cornell, quien a última hora decidió cancelar toda su gira europea porque necesitaba más tiempito para terminar su disco de studio. Vaya cabrón. A pesar de la desilución que me llevé con el cambio de line-up, debo decir que el show de los mexicanos estuvo divertido.

Media hora después del show de Café Tacvba, subió al escenario el legendario Bob Dylan antecedido por su reputación. Sin mediar palabras inició el set y disparó sus canciones, una tras otra, casi sin pausas. Si bien no estaba muy familiarizado con el material más reciente de Dylan, el feeling de la banda y la estampa de este señor malencarado con sombrero vaquero, te engancha hasta el punto de hacerte saltar al ritmo de las melodías country que abundan en su set. La gente, el sonido y el sitio, una vez más, hicieron de la noche una fiesta inolvidable que alcanzó el climax durante “Like a Rolling Stone”, un tema puede sacarle lágrimas de emoción a cualquiera que lo escucha en vivo. Yo no me lo podía creer.

Salió Dylan y al rato subió Franz Ferdinand, una banda que tenía ganas de ver para comprobar si eran tan monótonos en vivo como en los discos. Los tipos tienen feeling para tocar, se divierten, tripean y al final el show resultó siendo mejor de lo que esperaba, entre otras cosas porque la gente se sabía todas las canciones y las coreaban con toda la fuerza que la marihuana podía proveerles. Los highlights del set: “Take Me Out”, “Michael” y “This Fire”.

Al caer la noche llegó uno de los momentos más bizarros de la noche: el inicio del set de Lenny Kravitz. Justo en el momento que Lenny puso un pie en el escenario se levantó una inmensa nube de humo frente a la tarima. Pensamos que eran efectos especiales pero al final nos dimos cuenta que no había máquina de humo, sólo porros, y éso aparentemente no le gustó mucho al señor Kravitz quien aprovechó la transmisión en vivo de TVE para hacerle un divertido llamado de atención a las 40.000 personas que estábamos allí. No recuerdo las palabras exactas pero ahí estaba Kravitz, parado en medio del escenario -muy serio él- diciendo algo como: “Apaguen eso… yo vine acá a verlos a ustedes y con tanto humo no puedo… además, eso les hace daño”. Eventualmente el humo mermó, el berrinche de Kravitz también y el show empezó con “Bring It On”, un tema del disco “It Is Time For A Love Revolution” que no me era muy familiar, por cierto.


Afortunadamente hubo criterio a la hora de elegir el setlist y varias canciones de la época más digna de Kravitz se dejaron colar a lo largo del set, siendo “Are You Gonna Go My Way” una de las más memorables. Y me cuesta aceptar lo anterior porque soy de los que está harto de los singles populares tipo “De Música Ligera”, “Plush” y “Mariposa Tecnicolor”, de hecho, hice una ovasión de pie cuando Jamiroquai no tocó “Virtual Insanity” en el Poliedro pero el caso de “Are You Gonna Go My Way” es diferente: eran 40.000 personas drogadas y borrachas saltando y cantando a tope en un sitio enorme lleno de luces futuristas con una especie de teleférico humano que cruzaba de lado a lado el lugar, y nosotros parados en unas plataformitas que nos ubicaban al menos 30 centímetros por encima de la masa de gente que no paraba de bailar. Échenle un vistazo al video:

Coño, bajo esas circunstancias sale Ricardo Montaner a cantar “La Cima del Cielo” y creo que me lo tripeo. En fin, el show de Lenny estuvo de puta madre y aunque teníamos ganas, no pudimos ver el set de Tiesto porque el cuerpo entró en huelga. No era para menos, teníamos ya dos días sin dormir. Fuimos, nos pillamos un par de slices de pizza bajo condiciones muy particulares y regresamos a Madrid en un autobús que nos dejó al lado del Santiago Bernabeu. Una vez allí, sudamos sangre durante media hora hasta que finalmente conseguimos un taxi que nos llevara hasta el hostal.

En total fueron 48 horas llenas de cerveza, rock n’ roll y buen rollo que le hicieron justicia a los 15 días que las precedieron y a esa insuperable compañera de viaje que no cambiaría por nada.