No-review del Chinese Democracy

por gustaborracho

Pensaba hablar del Chinese Democracy, hacer un humilde review del disco y unirme a la horda de fanáticos y periodistas que están dándose banquete con este accidentado esfuerzo de Axl Rose por figurar nuevamente en las vidas de todos aquellos que durante décadas consiguieron en las parrilladas familiares, fiestas de fin de año, bingos bailables, reuniones con amigos y desvelos frente al computador, la oportunidad perfecta para hacer chistecitos de mal gusto a costillas de esa versión pirata en formato beta de Guns N’ Roses que Axl insiste en vendernos desde 1998, pero me aburre la idea de sentarme a escribir lo que me gusta y lo que me irrita del nuevo disco, así que paso, le hago “skip” al review del “Chinese Democracy” por el bien de todos. Sólo diré que en mi opinión: “Better” posiblemente es la mejor cancion del disco, “If The World” la más penosa (junto a los primeros versos de “Street Of Dreams”), “This Is Love” parece hermanastra de “In This River” y que en líneas generales, para llevar a cuestas 12 años de vida y 13 millones de dólares, “Chinese Democracy” está lejos de ser una obra maestra. Deposítenle a Tool la misma cantidad de dinero y en la mitad del tiempo seguro nos entregan 3 discos para cagarse.

Y debo confesarlo, me hace muchísima gracia escuchar los comentarios de la gente que se excusa por Axl, diciendo que “Chinese Democracy” demoró tanto tiempo en salir a la calle porque William, el artista incomprendido y atormentado, no deseaba mostrar su maravillosa obra hasta verla totalmente terminada. Qué conveniente. Es como si un chico de 15 años empezara a estudiar la secundaria y 12 años después, luego de repetir una y otra vez los diferentes grados, finalmente se gradúe de bachiller y comente satisfecho durante el discurso de promoción que reprobó sus asignaturas para cerciorarse de que estaría bien preparado para enfrentar los retos de la universidad. Yeah, right. Como diría John Matrix en la versión de “Comando” que pasaban en RCTV (vamos, repitan conmigo): Es pura basura.


black-ice

Por otra parte, la prensa anda como loca imprimiendo esos amigables reviews del disco esperando que Axl les retribuya el favor, pero el plan no está saliendo muy bien. Waxy no aparece por ningún lado. De hecho, Mick Wall ha concedido más entrevistas del “Chinese Democracy” que el propio Axl (algo que debe romperle los cojones al señor de las trencitas y el botox) y a decir verdad, dudo que la mayoría de la gente vea este nuevo disco como un acontecimiento. Seguro, dentro de poco vamos a escuchar a un montón de quinceañeras tarareando los temas nuevos como pasó con “Knocking On Heaven’s Door” o “Don’t Cry” en su momento y las radios sin duda van a sonar los temitas pegajosos del disco, pero de ahí a que “Chinese Democracy” se convierta en una especie de regreso glorioso, pues no lo creo. Esa categoría ya tiene dueño: AC/DC, que luego de 8 años ha reaparecido con un disco que a pesar de tener nombre de porno es bastante sólido y le hace justicia a todo lo que la banda representa. Como debe ser.

¡No jodas, dijiste que no hablarías del “Chinese Democracy”!

Cierto.

Ayer por fin grabé mi parte y hoy debo estar editando todo el material que terminará convirtiéndose en la video charla que presentaré este próximo jueves. Qué miedo. Al final, Andreas Kisser no estará en el video pero Marilink sí, y lo hará con una interesante intervención de cómo la generación de contenido en internet está mejorando las oportunidades de empleo para muchas personas hoy en día. Cuando tenga el video listo, de repente me animo a colgar algunos fragmentos acá, mientras tanto voy a darle otra vuelta al “Black Ice”. Ustedes deberían hacer lo mismo.