Serios problemas de atención

por gustaborracho

Extraordinario, he colgado los primeros 2 episodios del GustaPOD de acuerdo al plan inicial (cada 15 días, más o menos), algo tan atípico que aquí estoy, celebrando en público después de dos entregas. Dos miserables entregas a tiempo y ya siento que el asunto se merece un post. Patético, lo sé, pero la cuestión es que me cuesta muchísimo mantener un ritmo consistente con el blog/podcast porque tengo serios problemas de atención y cada vez que me siento frente a la compu con la firme intención de darle forma a un post o episodio del GustaPOD, termino distrayéndome con cosas que nada tienen que ver. Es el problema de Internet: no está hecha para los débiles de voluntad.

Los problemas de atención los vengo notando desde hace un tiempo pero últimamente se han estado manifestando con más frecuencia y de manera más compulsiva. Claro, Twitter tampoco ayuda. Por ejemplo, la otra vez mientras editaba uno de los episodios del podcast, alguien hizo un tweet mencionando a Ace Of Base y al minuto siguiente estaba de cabeza en YouTube viendo videos de “Happy Nation”. Y los veía con gusto, no sólo porque las hermanas Berggren siempre me han hecho mucha ilusión (suecas al fin) sino porque al parecer mi Inconsciente le tiene aprecio a ese disco. Sí, escucho los abucheos colectivos y me da muchísima pena pero qué le vamos a hacer, es la cruda y vergonzosa realidad. Si les parecía patético lo de celebrar los 2 episodios, de esto mejor ni hablemos.

Lo más preocupante del asunto es que a medida que pasa el tiempo, los problemas de atención también van generando resultados cada vez más retorcidos. Sin ir muy lejos, me senté a escribir este post y para amenizar la ocasión decidí escuchar “One Foot In The Grave”, un disco de Beck que recién descubrí y que estoy empezando a explorar. Pues bien, el track 6 de ese disco lleva por nombre “Ziplock Bag” y es tan ruidoso y disperso que pensé:

– Vaya, Beck tiene que haber grabado esta canción luego de empujarse un cóctel de drogas y una botella de ron Carta Roja.

–  ¿Cóctel de drogas dijiste? Eso es muy impreciso. ¿A qué tipo de drogas te refieres?

– Pues no sé, drogas. Cualquier droga. De las duras, supongo.

– De esas hay muchas. ¿Por qué no te haces una idea del tipo de droga que le vendría bien a un cóctel?

(me voy a Google y tipeo “cóctel de drogas”)

– Mira, es verdad, hay muchos. A ver éste… “Tango y Cash”… Fentanyl con cocaína o heroína.

– Joder, si Beck se hubiese empujado una mezcla así, no vive para cantarlo. Tendría que ser algo menos explosivo, una de esas drogas recreativas.

– ¿Drogas recreativas dices? Veamos…

(googleo “Drogas Recreativas”)

– Ajá, pues aquí está, Speed: “anfetamina, familia del resto de drogas sintéticas, capaz de causar irritabilidad, cansancio, depresión, somnolencia y comportamientos desajustados muy variados. Al combinarla con alcohol se convierte en un clásico cóctel de drogas“.

Justo cuando daba por concluída la búsqueda, se me ocurrió hacer click en el link que estaba debajo del artículo que hablaba del Speed. El enlace me llevó a esta noticia, que disfrazada de primicia vergonzosa nos regala lo que en mi opinión es un extraordinario ejemplo del poder de la imagen como complemento de las palabras; un fantástico uso de la combinación titular-fotografía en el género periodístico. Hagan click y verán.

Sin embargo, eso no es lo que llama la atención; lo que sorprende es cómo en cuestión de segundos pasé del GustaPOD a las anfetaminas. Lo que resulta realmente alarmante es ver como en instantes, la música de un tipo con cara de sueca sifrina me llevó a un artículo de este desafortunado sujeto al que le tuvieron que drenar el pene por exceso de drogas.

Fue como salir de casa para ir al bautizo de algún sobrinito y despertar al día siguiente tirado en una cama ajena, aún borracho, con náuseas, un dolor de cabeza bestial y una tipa espantosa, que no tienes ni puta idea de quien es, que no deja de mirarte con cara de novia mientras intenta besarte con los ojos cerrados. Así me sentí cuando cerré la ventana donde estaba el reportaje del Pity Álvarez y en ese momento mi déficit de atención se hizo demasiado evidente.

Me cuesta enfocarme y me distraigo facilmente, esa es la verdad, por eso me toma tanto tiempo concretar los proyectos que empiezo y precisamente por eso me hace tanta ilusión llevar al día el GustaPOD. Veremos por cuanto tiempo logro mantener la buena racha. Mientras tanto, aprovecho y cuelgo el segundo episodio que tiene como invitado a Herman Mao, un arquitecto y planificador urbanístico nacido en Taiwan que vivió un tiempo en Nueva York y que ahora se encuentra en Shanghai desarrollando proyectos para diferentes empresas de Asia. A Herman lo conocí el año pasado durante el Open Week de Platform y entre otras cosas, el podcast se pasea por la arquitectura, la creatividad, la música asiática y los viajes, particularmente Nueva York como capital del mundo. El episodio está en inglés; Herman lo habla muy bien, yo no tanto.

Avisados están.

http://www.ivoox.com/gustapod-2-ft-herman-mao_md_191622_1.mp3″

Ahora, si me disculpan, voy a seguir viendo la peli que tengo en pausa desde hace un par de horas. La dejé a medias para googlear el nombre de una chica que mencionan y como era de esperarse, una cosa llevó a la otra y terminé sentándome a escribir este post que nada tiene que ver con la chica ni con la peli.

Me haces daño, Internet.