Esta no creo la toquemos hoy

por gustaborracho

Siguen sucediendo cosas en Londres, más de las que puedo documentar en este blog o pagar con dinero de mi bolsillo. Por suerte la proporción favorece al primer grupo, con lo cual el verdadero problema es conseguir tiempo para sentarme a escribir con calma y sin distracciones, una tarea dificilísima considerando mi déficit de atención, poca paciencia y mala memoria; una combinación devastadora.

En todo caso, lo más conveniente sería ir por partes y desglosar las últimas 2 semanas en posts consecutivos que podría ir colgando durante el transcurso de la semana pero yo me conozco y sospecho que eso no va a suceder, no así de rápido. Eso de escribir varios post a la semana es algo que recuerdo haber hecho, cuando mucho, un par de veces en 4 años que llevo con el blog así que lo justo sería pensar en otra alternativa más amigable y sincera, como terminar este post antes del próximo fin de semana, por ejemplo. Como lo de la mala memoria va en serio, haré una pequeña lista de lo que tengo pendiente por contar:

– Sepultura en la Scala, concierto al que me invitaron y por el que no pagué ni una sola libra.

– Mis impresiones del libro de Mark Oliver Everett que me compré hace un par de semanas. Me sorprendieron tanto los primeros capítulos que decidí dosificarlo y leerlo única y exclusivamente en tandas de 40 minutos al día, el tiempo que me toma ir de Camden Town a Parsons Green en el Tube.

– High Voltage Festival, fin de semana de conciertos que me perdí por falta de dinero. Honestamente no fue tan grave porque sólo quería ver 4 de las nosecuántas bandas que tocaron pero igual fue un bajón no ir teniéndolo tan cerca.

– Mi breve encuentro con Billy Gibbons de ZZ Top.

– Sonisphere 2010, festival al que fui GRATIS gracias a Ross. Iron Maiden, Rammstein, Alice In Chains, Slayer, Motley Crue y Placebo, todo en menos de 48 horas.

– El reporte fotográfico de Sonisphere, que básicamente se reduce a fotos de TETAS. Como éstas:

Y lo que viene siendo el evento más importante de la semana luego del show de Iron Maiden: la mudanza a mi nueva casa. Tengo apenas 3 días viviendo aquí y ya le tengo aprecio al lugar, con todo y que no me pude bañar el primer día porque no logré deducir como funcionaba la ducha. Ya hablaré de eso más adelante.

De momento lo único que me queda es aclarar lo  del título: nada tiene que ver con el contenido del post, como ya es evidente. No se me ocurría nada que poner y la situación me ha recordado las primeras estrofas de la cuarta canción que aparece aquí, así que a buscar inspiración en otro lado porque aquí no hay mucha.